ANÁLISIS Y CRÍTICA DE LAS LLUVIAS DE CASTAMERE

Por fin después de tanta espera, la tercera temporada de Game of Thrones nos trae la Boda Roja, en su penúltimo episodio. 

Lo mejor del episodio sin duda alguna es la Boda Roja, la boda de Edmure Tully con Roslin Frey, una de las hijas de Lord Frey.

El plan de Robb es simple: Tomar Casterly Rock con la ayuda de los soldados de Lord Frey, después de la fiesta por la boda de su tío. Pero cuando Robb se presenta frente a Lord Frey, siente su indiferencia y malestar por haber traicionado el acuerdo de casarse con una de sus hijas.

En la boda, Edmure tenía miedo que la hija de Lord Frey con la quien se iba a casar no sea… digamos: “bonita”; pero cuando  su padre le quita el velo de novia, se da cuenta que es preciosa. El rostro de la Roslin inspira tranquilidad, delicadeza, gentileza y amor; y la sonrisa de Edmure Tully no puede ser más grande.

Después de la boda, es hora de la ceremonia de “encamamiento”, donde los hombres se encargan de desvestir a la novia antes de llevarla al lecho nupcial, y las mujeres hacen lo mismo con el novio, al igual que antes la sonrisa de Edmure no puede ser más grande.

Aquí aparece una escena muy tierna, donde Robb toca el vientre abultado de su esposa y le pregunta sobre qué nombre tendrá su futuro hijo o hija, pero ella le dice que ya eligió uno: Eddard. Precioso momento, súper tierno.

El salón de fiesta queda desolado, solo habitado por los hombres de más confianza de los Stark y los Tully, que ahora se encuentran ebrios.

Pero algo llama la atención de Catelyn, un hombre de los Frey cierra la puerta del salón y una canción melancólica comienza a sonar en el ambiente. Ella reconoce la canción, los músicos están tocando Las Lluvias de Castemer.

Es cuando se da cuenta que Lord Bolton, abanderado principal de Robb, tiene su cota de malla (protección para los caballeros en una batalla) puesta bajo su ropa de gala. Allí se da cuenta que esto no es una boda, sino una venganza.

Le da un sonoro bofetón a Lord Bolton y trata de advertir  a su hijo de la traición, pero es demasiado tarde. Un hombre de los Frey apuñala varias veces a la esposa de Robb en el vientre – escena por demás dolorosa.

Las flechas caen en el cuerpo de un sorprendido Robb que cae con fuerza mientras mira el cuerpo de su amada esposa ensangrentado en el piso. Los demás hombres de Robb mueren a manos de los hombres de Lord Frey.

Catelyn también recibe una flecha en la espalda pero cobra fuerzas suficientes para atraer a rastras a la muy joven esposa de Lord Frey. Amenazando con asesinar a su esposa ruega a Lord Frey que deje ir a su primer y último hijo con vida, y jura que olvidara esto acto de traición. Lord Frey mira a Catelyn, esboza una sonrisa y le menciona que si mata a su esposa, simplemente conseguirá otra.

Lord Bolton se acerca a Robb Stark y le susurra al oído: “Los Lannister envían saludos”, al preciso instante en que clava un puñal en el vientre de su rey.

Catelyn Stark expresa su dolor con un grito ahogado y cumple su palabra, asesina a la esposa de Lord Frey. Pero un hombre de los Frey le corta el cuello y ella cae al piso, sabiendo que su primer y último hijo con vida ha muerto.

Nota: Según el libro al cuerpo de Robb le cortan la cabeza, y le cosen la cabeza de su huargo.

P.D.: Les pido un favor, recuérdenme no traicionar a Lord Frey.

[Análisis Completo en: Serie SentyDo]

Síguenos en twitter: @elbardoverde y Facebook

Anuncios

Escribe un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s