S03E10: Spartacus – Victory


[Victory] ¡ÉPICO!. Un episodio épico, para una temporada épica y una serie épica. El mejor final para una de las series mejor realizadas de todos los tiempos. 

Spartacus, Gannicus, Nasir y Lugo dividen sus caminos momentáneamente, toman cada uno a un grupo de soldados y deciden destruir aldeas cercanas. Al terminar su jornada de destrucción masiva, gritan a viva voz: “¡Yo – soy – Spartacus…!”.

Crassus y Caesar discuten sobre los increíbles avances de Spartacus, llegando a la conclusión que los esclavos-libertos tienen una estrategia. 

Agron quiere luchar junto a Spartacus pero es incapaz de sostener una espada por las heridas profundas en ambas manos. Pero su amado Nasir logra confeccionar un escudo que también funge como arma, y así podrá combatir contra las legiones de Crassus.
Dato Curioso: Este escudo tiene pintado una serpiente roja. La misma serpiente que Spartacus vio en un escudo cuando fue comprado como gladiador.
El plan de Spartacus es sencillo, un grupo de soldados detendrá todo lo que puede a la legión romana para que el resto de los esclavos libertos puedan escapar. Los esclavos agradecen por todo el apoyo a Spartacus en una conmovedora escena. 
Se encuentran por fin la legión romana, liderada por Crassus y el ejército de gladiadores, liderada por Spartaus. Un heraldo se acerca para informar a Spartcus que Crassus pide una reunión antes de la batalla. 
Spartacus y Crassus se encuentran cara a cara, y conversan sobre como procederá la batalla. En esta conversación se deja el descubierto que una mujer llena de venganza asesinó a Tiberius y no un anciano como le habrían informado Crassus.
Crassus regresa a su campamento pasmado por la noticia, confronta a Caesar y Kore, descubriendo la verdad. Abraza a Kore y le pide perdón por abandonarla, por alejarla de sus brazos sin querer.
Al amanecer los dos ejércitos se encuentran frente a frente, esperando que se de inicio a la batalla. El primero en atacar es Crassus, lanzando bolas de fuego hacia el ejercito esclavo, teniendo en primera linea a Spartacus, Agron, Nasir, Naevia y Lugo.
Spartacus logra dar golpes certeros al ejercito romano con estrategias que toman por sorpresa a Crassus. La lucha se libera y el primero en morir es Lugo, que es alcanzado por una bola de fuego, mas esto no imposibilita al coloso para que lleve a un par de romanos con el.
Cuando Crassus cree tener a Spartacus contra las cuerdas, aparece desde el Sur, Gannicus junto a Saxa y la mitad del ejercito de Spartacus a caballos, atacando a unos descuidos soldados.
Naevia cae derrotada ante una multitud de romanos, en una trágica escena. Pero la muerte más conmovedora es la de Saxa, que muere en los brazos de Gannicus.

Crassus cae de su caballo ante la espada de Spartacus, quedando herido. Es llevado a la cima de un monte donde lo resguardan unos siete soldados armados, y detrás de ellos llega Spartacus con sus dos espadas.

Spartacus resulta herido pero mata a los siete, solo queda Crassus. Ambos pelean, con dos espadas cada uno, y en un determinado momento Crassus cae al piso derrotado.

Spartacus esta a punto de dar el golpe final cuando dos lanzas atraviesan su pecho – una imagen impactante para todo seguidor de la serie -, y recibe un tercero en su pantorrilla derecha. Crassus se levanta y le dice a Spartacus que ojala en otra vida sea un romano, a lo que Spartacus responde: “Jamás”.

Cuando Crassus quiere dar el último golpe llega Agron y Nasir a salvar a su líder. Toman a Spartacus y se van a reencontrarse con los esclavos-libertos al norte de las montañas.

Gannicus es tomado prisionero y crusificado en el camino que lleva a Roma. Antes de desfallecer observa a su mejor amigo Oenomaus, al pie de su cruz, y antes de su ultimo aliente se ve a si mismo en medio del estadio de Capua completamente lleno, con personas gritando a viva voz: “¡Ganicus! ¡Ganicus! ¡Ganicus! ¡Ganicus! ¡Ganicus! ¡Ganicus!”.

Crassus y Caesar ven como todos los rebeldes capturados han sido crucificados en el camino que lleva a Roma. Hasta Kore, el amor prohibido de Crassus, se encuentra crucificada; escapó, se unió a Spartacus y todos sus hombres lo vieron.

Crassus queda sorprendido con la llegada de Pompeyo a Roma, alzándose con toda la gloria como salvador y protector de la ciudad. Crassus solo atina a agachar la cabeza y decirle que tiene razón, y esperar a seguir subiendo en el senado junto a Caesar.

Spartacus despierta a las faldas de unas montañas, fuera del alcance Roma. No quiere moverse, solo despierta para despedirse de su más fiel seguidor, Agron.

Cuando le dicen “Spartacus”, él dice que ese no es su nombre y que ahora se ve a reencontrar son su esposa, y ella siempre lo llamará por su nombre verdadero. Y nuestro héroe Spartacus, muere en un suspiro recordando a su amada esposa, Sura.

Al morir Spartacus, los cielos se nublan y empieza a llover – Escena que me hizo derramar una lágrima -; “El portador de la lluvia”, ha muerto. Construyen una lápida y colocan el escuda que utilizó Agron en la batalla, el cual tiene una serpiente roja grabada en la parte exterior.

Lo mejor del episodio: ¡Todo! Spartacus se convirtió en una serie que nunca te defraudo, todos los capítulos fueron buenos, uno mejor que el otro.

Lo peor del episodio: Nada.

Nota Curiosa: Al final de la serie, cuando pasan los créditos, se ven a todos los personajes que han aparecido en la serie; y al finalizar aparece el Spartacus original, el mítico Andy Whitfield, gritando en medio de la arena de Capua: “¡YO SOY SPARTACUS!”.

“Adiós, Spartacus. Siempre te recordaremos, a ti y todos los rebeldes que hicieron frente a Roma”.

[Vía: Spartacus]

Anuncios

Escribe un comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s